Reseña de «León González, anticristo» de Manuel Amaro Parrado

Es mi caso, y quizás en cierto modo es un pecado cometido por mi parte, el no haber leído aún «La divina comedia» de Dante Alighieri. Será otro propósito futuro. La cuestión es que si tienes unos leves conocimientos sobre el famoso poema del escritor italiano y has leído la novela del escritor jienense, Manuel Amaro Parrado, hay una aura de similitudes parecidas, pero como si fuera la cara opuesta de la misma. En este caso, el descenso a los infiernos de León González, el protagonista de esta novela es muy diferente.

El autor posando en su biblioteca.

Cuando leí primero el prólogo de Juan de Dios Garduño me quedé a cuadros, pues creía que este era el primer libro de este personaje tan peculiar. Sin embargo, se puede leer sin necesidad de saber los inicios de este «tonto», como él mismo y el resto le bautizan, en su primera entrega «León González, santo».

Con la sátira e ironía elegante que recuerda la pluma de Lope de Vega y el audaz ingenio del autor, León entra de lleno en tu vida haciendo que te partas el culo nada más empezar con las cosas que le pasan y su gran bocaza. Su capacidad para meterse en líos él solo es increíble.

En esta segunda historia y después de escapar de su familia, León se enfrasca en una nueva aventura que lo lleva a través del sordido mundo de la oscuridad, con unos poderes que no sabe controlar y que a pesar de su limitada inteligencia, serán claves para el destino de la humanidad, pues puede ser salvador o aniquilador de la misma. El típico antiheróe pero con medio meñique de frente.

Como el viejo e insoportable Ebenezer Scrooge creado por el gran Charles Dickens, León recibe la visita de tres fantasmas del pasado, presente y futuro que le muestran el final de todo, si no se pone las pilas.

En este viaje, se cruza con una serie de perosonajes de todo tipo y de la más baja calaña. Psicópatas de medio pelo, ridículos médiums, espíritus desatados, sectas adoradoras de Lucifer, mafias, arcángeles y un diablo que esta como loco por poseer su alma y con el que te ríes a más no poder, encima poseyendo la mayoría del tiempo a un niño de apenas 8 años. Os podéis imaginar los diálogos y las situaciones. Incluso hasta discute con la Parca, no os digo más.

El objetivo principal es encontrar un libro mágico que posee su familia y con el que podrá deshacer el apocalipsis que se avecina. En el camino, por supuesto, también tendrá compañeros de viaje, como el perro que sale en la portada del libro (si no me equivoco) Sprocket, diseñada por el ilustrador Miguel Ángel Cáceres. Un chucho callejero con más hambre que él y con el que tendrá situaciones inverosímiles y bastante cómicas. No creo que os deba contar mucho más, pues merece la pena entrar en el cerebro de León y tratar de entender a un tipo con el que a veces empatizas y otras te entran ganas de soltarle una bofetada como hace más de uno al conocerle.

Contraportada y sipnosis de la novela.

Escrita en primera persona, Manuel hace un uso exquisito de la palabra y nos muestra con su avezada habilidad, la estupidez humana y el egoísmo que nos rodea en situaciones extremas. Los escenarios están muy bien descritos, la trama muy bien hilada y aunque los personajes secundarios no se desarrollan en demasía, pues aquí León es el acaparador de dicha característica, son contundentes y llenos todos de una fuerza peculiar y necesaria para rodear a un tipo tan irritante a veces como León.

Es la segunda novela que leo de Manuel y puedo decir que a estas alturas, su literatura nunca defrauda. Él, en petit comité, me ha confesado que es una pena que haya gente que no supiera conectar con esta historia y sobre todo, en el contexto en el que esta escrito. Estoy totalmente de acuerdo, hay que saber distinguir los estereotipos de la ficción y simplemente, disfrutar de una historia arriesgada y llena de verdades.

Desde aquí, yo le doy mi enhorabuena y menos mal que el día que la compré en la pasada feria del libro de Madrid, la editorial Apache, con la que esta publicada esta historia, me regaló una copia adicional porque la primera estaba defectuosa y así pude terminarlo, porque me robaron la mochila hace unas semanas con el ejemplar bueno.

Como siempre, muchos éxitos para el autor y a vosotros, os recomiendo que le deis una oportunidad a la literatura de este profesor de matemáticas que escribe historias diferentes y que siempre te dejan un buen sabor de boca.

Os dejo el enlace de compra de esta novela:

https://apachelibros.com/pluma-terror/67-leon-gonzalez-anticristo.html

Mi puntuación es de 7’5 sobre 10.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.