Reseña de «Y: El último hombre» de Brian K. Vaughan y Pia Guerra

Es la primera vez en esta sección que me adentro en el mundo del cómic. Muchos ya sabéis mi fanatismo por las historias de superhéroes y también, que jamás me he leído un cómic de esa temática, no es porque tenga nada en contra de las historias ilustradas, ni mucho menos. Yo soy de aquellos clásicos en los que me quedé estancado allá por los noventa con Asterix y Obelix, Tintín y Mortadelo y Filemon. Esos que llamábamos tebeos.

Hoy os vengo a hablar de un cómic del 2005 y cuya historia se está poniendo de moda actualmente con la emisión de su copia en live-action en la plataforma del ratón más famoso del mundo. Recomendación expresa de mi amigo Jesús Mesado y que gentilmente me lo ha pasado para su lectura, antes de que me adentrara en la serie. De ella vi los tres primeros capítulos y frené su visualización para leer estas impresionantes viñetas.

Portada número uno en tapa dura.

Y: El último hombre, nos adentra en un mundo postapocalípctico en el que una plaga acaba con todos los mamíferos del cromosa masculino. Sí, los hombres de la tierra desaparecen. Con esa primera premisa, sé que ya estáis dentro, como lo estuve yo.

Sin embargo, he de decir que con lo bien que empezó la serie, leer el cómic me hizo ver que el cambio era abismal y a mejor. En Disney solo han cogido los personajes principales y sus profesiones, el resto se lo están inventando a su manera y eso no mola. Principalmente porque el cómic es una endemoniada locura digna de ser calcada. Bestia en ciertos momentos, dura en otros y llena de mensajes sociales intemporales.

Cartel de la serie Live action.

Yorick, un joven mago y escapista. En paro, con un mono capuchino como mascota llamado Ampersand se convierten en los únicos mamiferos del mundo tras la plaga. Su madre es congresista y trata de preservar su vida, y a la vez, salvar la especie humana. Para ello, deja a su hijo a cargo de una espía, mi adorada Agente 355 que lo llevará en busca de la única bióloga ( La doctora Allison Mann) capaz de clonar a un ser vivo y con ello, preservar el futuro de la especie humana. No podemos olvidar a un sin fin de personajes claves para esta historia, como la hermana de Yorick, Hero. Pero yo quiero destacar al que más me ha sacado de quicio y al que le he cogido una tirria inevitable, Alter, la soldado israelita.

Un de las escenas crudas de la historia.

Para colmo, que casi se me olvida como detalle curioso, el día que pasa todo, Yorick se está declarando por teléfono a su novia Beth, que está en Australia y él solo quiere ir a buscarla para casarse con ella. Hándicap a esencial para que el personaje se debata entre lo correcto y lo personal. Una historia que mezcla a la perfección la ciencia ficción, thriller y aventura. Con los toques precisos de misterio y con la creación de unos personajes muy variopintos, cuyo desarrollo en cada entrega se hace cada vez más atrayente y que enriquece la historia mucho. Dotándola de profundidad, humanidad y estilo propio. Un viaje por el mundo, bien documentado por los guionistas y mejor caracterizado.

Parte del elenco protagonista.

Uno de los mayores éxitos del sello Vertigo y que fue galardonado con los premios Eisner 2005 al mejor guión y en 2008 a la mejor serie regular y mejor equipo dibujante.

La he disfrutado a sorbos, con mucha pena al ver que estaba acabandola. El final es digno de una historia perfecta y sin un agujero de guión, personalmente muy satisfecho con él. Todo esto me lleva a pensar seriamente el volver a retomar la lectura de un género que hoy en día esta tan de moda y que fue injustamente denostado en otros tiempos. Las historias que se esconden entre estas páginas ilustradas son dignas de conocer por todos y dejar de lado prejuicios infantilescos.

Mi puntuación es de 9 sobre 10.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.