YO CELEBRO MI INDEPENDENCIA

Me juré a mi mismo que no lo haría, y por desgracia, he vuelto a caer. Es inevitable no opinar al respecto y en realidad, nada de lo que diga será nuevo, pero siento en mi interior cosas que no las pueda amarrar.

Yo quiero la independencia, la independencia política que me, y, nos gobierna. No quiero saber nada del PP,  del PSOE, de PODEMOS, de CIUDADANOS, del CIU, la CUP o la madre que los parió. Si hay algo de lo que estoy seguro, es de que el ser humano deja de serlo como tal, cuando el diálogo se acaba. El otro día preguntaba en mis redes sociales cuál era el tesoro más valioso que posee el hombre, quizás me confundí y debí preguntar cuál es el que no debemos perder: LA LIBERTAD, señor@s. Sin ella no somos nada. Somos igual que un rebaño de vacas que van al matadero y eso es lo que ha conseguido la política.

Si hay algo que odio con todo mi ser en esta tierra, eso es la política. Maldigo el día en que los romanos o quien demonios fueran, empezaron con esta locura. Es lógico que en todo lugar exista un líder, pero un líder con dos dedos de frente y que tenga al menos algo de cultura, no el fantoche que nos han vendido dos candidaturas la cantidad de gente que vive bien con él. Voy  a ser respetuoso con los pensamientos ajenos, a pesar de que me hierve la sangre.

Los medios de comunicación y las putas redes sociales, otro mundo creado directamente desde el lado más oscuro del ser humano. Se ha dicho de todo, mentido y falseado por ambas partes y lo más graciosos de esto, es que nos lo hemos tragado. Con pan y todo, sin masticar. Vemos una foto con un texto incendiario, y venga, mil me gustas, mil retwets y al paredón como en la época Nazi. ¿Estamos dándonos cuenta que con esto, estamos volviendo a la época de la inquisición? Nos acusamos los unos a los otros porque simplemente pensamos distinto.

Quizás, creo que independientemente de que Cataluña pertenezca a España o no, lo que nos debemos plantear las demás comunidades autónomas, es si nosotros también nos debemos independizar….pero de toda esta panda de hijos de putas que nos dirigen y gobiernan. Se están riendo de nosotros señores, y no solo el anormal de Rajoy y toda su cúpula, ellos no han sido los únicos que han robado, ni los únicos que seguirán haciéndolo cuando se vayan. Que en Cataluña, el hermano gemelo de Yoda y líder de la resistencia en Desafío total, Kuato; se ha llevado durante años miles de millones y Artur Mars, ha arruinado la Generalitat con su pésima gestión. Puigdemont es otra cabeza visible más, no os equivoquéis.

Tengo amigos catalanes que llevan unas semanas hecho mierda, con todo lo que ha pasado. La frustración de volverse a ver en la represión franquista que sufrieron sus padres y abuelos. Por encima de todo, legal o no, el pueblo soberanos es el que debe decidir. Votemos todos o solo ellos, me da igual. Lo que no quiero es que se le pegue a la gente por pensar y querer lo mejor para su familia. Están consiguiendo dividirnos, solo por el mero hecho de que yo sea catalán y tú un policía, por ejemplo. NO, señores, NO…..SOMOS PERSONAS, y las personas que no están de acuerdo o tienen diferentes ideas, dialogan y eso maldita sea es lo que han tenido que hacer esa panda de hijos de perra que viven a cuerpo rey a nuestra costa y claro….ahora le toca a Felipito, se creía que se iba a librar.

Sale a escena, y lo único que hace con esa mierda de discurso, es dividir más a un pueblo. El jefe de estado, por mis cojones. Esa es la primera votación libre y democrática que había que hacer: ¿Monarquía si o no? Joder, desde que nacemos ya nos imponen cosas. En mi caso, dos hijas, una de catorce años que se bautizó el día de su comunión, porque ella lo decidió, sea por la fe o por los regalos, me da igual; yo no le obligué. Y lo mismo pienso hacer con mi hija de casi cuatro meses. Yo soy su padre, velaré por ellas y les daré todos los consejos posibles, pero no voy a imponerles nada.

En conclusión, el lunes quieren declarar la independencia y el famoso artículo 155 empezará a pasearse por todos los rincones de España, sembrando el odio que cuatro chorizos han querido imponernos…y nos hemos dejado señores, han conseguido su objetivo. Rajoy no dimite y estirará su legislatura, Puigdemont seguirá intentando quedar grabado en la historia de una piel de toro que ahora es el hazmereír del mundo, seguiremos pagando casi dieciséis mil euros al mes a un tío que manda mensajitos separatistas y en mientras los verdaderos problemas quedarán aparcados: Paro, pobreza infantil, desahucios, corrupción política, sanidad obsoleta y entre todas más cosas, ahora hay que sumar el odio entre pueblos sembrado por cuatro idiotas.

Yo personalmente, me quedo con la gente, amigos que a pesar de su ideales, seguirán formando parte de mi vida…….Porque el amor es lo único que importa en esta vida.

SI A LA INDEPENDENCIA, ME INDEPENDIZO DEL ODIO Y DE LOS POLÍTICOS.

Óscar Lamela Méndez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.