Presentación de «Los pasos del fin» en la Casa de Extremadura en Leganés

Y a la tercera fue la vencida. No sé si fue por el ambiente, las sorpresas que me llevé al ver en la presentación a gente que no me esperaba o simplemente, que después de varios eventos como presentador y presentado, creo que ayer fue el día en el que me sentí más cómodo hablando de cara al público. Aquellos que han pasado por este mal trago, saben que los nervios son santo y seña del momento, y sobre todo, el pensar que vas a terminar hablando a cuatro gatos.

                      

Ayer me dio igual. Era feliz y simplemente me dejé llevar. Mi mujer, mis dos hijas y amigos inesperados, me dieron las fuerzas suficientes para presentar por tercera vez una novela de la que cada día me siento más orgulloso. «Los pasos del fin», poco a poco, está llegando a todos los rincones de España: País vasco, Galicia, Andalucía, Extremadura, Valencia y si hoy no pasa nada del otro mundo, a Cataluña, que todavía pertenece a España. Sin olvidar Argentina, que curiosamente, el ejemplar enviado esta retenido en la aduana del país Ché….Qué yo sepa, la novela no es material explosivo, aunque si es digna de que te de un ataque leyéndola.

El acto fue presentado por alguien que poco a poco se esta convirtiendo en algo más que un amigo, un hermano, un apoyo primordial para seguir en esta buena lid, Jesús Fersán. A quién tuve el placer de presentar hace unos meses y cerrar su Saga Sangre con «Sangre por sangre». En conclusión, arropado y querido. Gracias amigo mío.

                            

Las dos sorpresas fueron increíbles. Una, la de mi querida amiga y compañera Brigida y su marido Antonio, y otra la de Julio, un antiguo cliente de la pastelería donde trabajaba. Como soy una persona que no se calla ni debajo del agua cuando arranca y «creo» que me vendo bien, es posible que de este evento me lleve una futura sorpresa, que prefiero no desvelar, por si se chafa.

                                

Antes y después del acto, tuve el placer de hablar y conocer por fin en persona a una de esas «amistades» en Facebook, pero que después de lo de ayer, lo considero como tal, Iván Zurita, un joven lleno de energía y humildad, y del que pronto oiréis hablar en el mundo de la literatura. Yo, le di mis humildes consejos como «Contador de historias» que me considero y por supuesto le ayudaré en todo lo que pueda. Sin olvidar a mi compañera de la asociación Página blanco, Noelia Alegre, poetisa y una gran persona.

                            

Lo de menos fueron las ventas. Lo principal, fue conocer a nuevos lectores y compartir con ellos, después de la presentación, conversaciones enriquecedoras e intentar plasmar mis ideas o curiosidades, y por supuesto, aprender de sus gustos e inquietudes.

El catering amenizó la velada. Siempre es agradable el tener un poco de cortesía con los presentes y desde aquí, quiero agradecer con todo mi corazón a las personas de la casa de Extremadura que nos sorprendieron con unas riquísimas tortillas y buenos vinos de la tierra para completar lo que yo me llevé al acto. Muchas gracias en especial a Esperanza y a su marido, por ayudarnos a Jesús y a mi a preparar la presentación y por cederme su precioso rincón.

               

 

En definitiva, una buena tarde y una bonita experiencia para seguir promocionando «Los pasos del fin» y coger tablas de cara al público.

Muchísimas gracias a todos los presentes.

Fotografía: Nerea Lamela García y Míriam Valle Benítez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.