Nunca te acuestas sin saber nada nuevo

Ante todo, en este artículo, lo primero que quiero hacer es «Dar las gracias» a los queridos anglosajones porque debido a su limitado vocabulario nos han confundido con la famosa expresión que viene del latín: «Quid pro quo».

Hoy gracias a una persona que conozco y a través de http://es.wikipedia.org/wiki/Quid_pro_quo, he descubierto que la utilización correcta de esta frase no es la dada y a la vez tan popularizada por el actor Anthony Hopskin en la afamado largometraje El silencio de los corderos.

Os aconsejo que entréis en el enlace que os he indicado y os sorprenderéis como yo lo hice esta mañana.

Por mi parte pediros disculpas por el error, pues en nuestra novela Llamada de sangre hemos caído en las garras dialécticas de nuestro vecinos los anglosajones.

Muchas gracias a todos.

Óscar Lamela Méndez

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.