Boca a boca

El poder de esta técnica verbal, tan legendaria como efectiva, está empezando a mermar los muros de la indiferencia o más bien germinando el desierto de donde empieza a crecer las ilusiones de un escritor novel como el que os escribe.

A lo largo de estos tres meses de venta de Llamada de sangre y gracias a una deidad no resuelta en mi corazón o la confluencia cósmica de las energías universales, la aceptación de la novela está siendo muy grata y satisfactoria. El valor del apoyo familiar y la amistad son consabidos y apreciados por mi corazón para el resto de mi vida, pero como comprenderéis es un orgullo para mi que el «Gran público», gente externa a mi entorno, esté gozando también de la lectura de este trocito de historia que mi corazón sacó hace ya dos años.

Sé que con la ayuda de mis queridos sectarios sanguíneos y su boca a boca, conseguiremos que este sueño siga tan vivo como los amaneceres y el velado murmullo de mi corazón al despertar cada mañana.

Muchísimas gracias a todos por hacer posible esta alocada ilusión.

Óscar Lamela Méndez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.