Reseña de «Rebelión en la granja» de George Orwell

Hace dos años publiqué la reseña que para mi describía lo que era realmente el terror reflejado entre unas hojas de papel. «1984» fue una novela que me marcó profundamente, no solo por su mensaje futurista y acertado, sino por todo lo que se escondía entre sus palabras.

La historia de esta publicación tuvo su aquel, el autor inglés nacido en la India, lo deja bien claro en el prólogo que el mismo nos regala como avanzadilla de lo que vamos a ver en «la granja» pero aquí mojándose. Nadie quería apostar por un mensaje directo y claro. Se las vio y deseo para finalmente llevarla a cabo. «Rebelión en la granja» es una fábula salpicada de sátira e ironía, que refleja con total maestría el poder de una idea. Sí, parece que soy ahora mismo Leonardo Di Caprio en la película Origen de Nolan, pero básicamente, esta novela corta nos quiere reflejar eso. Enmascarada tras unos animales de granja que quieren revelarse contra su opresor, Jones, el dueño de la granja, nace una historia que fue críticada y vilipendiada por todos aquellos que se veían claramente reflejada en ella, pues su mensaje directo contras las ideas estalinistas estaba muy presente de principio a fin.

Si para colmo, refleja en esas figuras de poder como líderes de esa revuelta a un animal como el cerdo, cabeza visible de todo esa nueva corriente, la polémica esta servida. Pero no podemos quedarnos ahí, pues hay muchos mas «personajes» que son reflejados en esta historia en la piel de otros animales. A parte de los cerdos, Napoleón, Squealer y Snowball, me quedo con dos animales concretos. Un caballo llamado Boxer y un burro llamado Benjamin. El equino representa a ese ser sin cerebro que solo hace lo que sus superiores le dicen, sin cuestionar nada y sin la capacidad intelectual mínima para razonar por si mismo. El asno, por otra parte, no representa precisamente la otra cara de la moneda, más bien es aquel ser que sabe perfectamente lo que hay, a lo que los CERDOS están jugando, pero le da exactamente igual lo que hagan con él o el resto de la granja, un ser pasivo, como todo aquel que sentado en su casa deja que el mundo le de siempre por el culo. No por miedo, sino por costumbrismo.

Y os preguntaréis, ¿que animales son los que no se callan y protestan? Esos no quedan reflejados en ninguna especie, da igual su raza o condición, porque para los cerdos siempre serán carne de cañon, daños colaterales. Simples piezas que los cerdos saben manejar muy bien para seguir implantando su mensaje a los cortos de miras e incluso llegar a robarle sus recuerdos por el simple hecho de que gracias a ellos, un día se libraron del «humano»… podéis entender porque pongo entre comillas esta última palabra.

150 páginas que no dejan al azar ninguno de los elementos esenciales que se necesitan para crear una obra esencial no sólo en el siglo pasado, sino en los venideros. Pero ya se sabe, el ser humano es cíclico y aunque este mensaje este bañado en pesimismo, la realidad y la historia siempre se repiten con diferentes personajes y escenarios. El final siempre es el mismo, el dominio por encima del raciocinio; el control por encima de la libertad; camuflar una dictadura con una democracia obsoleta.

Este es el mensaje oculto de este cuento en el que vemos a través de la proliferación de una sociedad animal como todo al final vuelve al principio. Rebeliones, guerras y conflictos internos, lucha, sometimiento y la prospera promesa de resurgir de las cenizas de algo que se quemó, pero que simplemente se le ha cambiado el nombre y que sigue siendo la misma mierda.

Me hubiera encantado conocer a Orwell, charlar con él y comprobar cómo una mente tan privilegiada, puede ser capaz de dar lecciones a través de una pluma.

Podría hablaros de muchas cosas que pasan durante esta historia en la Granja Manor, pero para mí es absolutamente secundario. Lo importante es su misiva y todo lo que conlleva el pensamiento absoluto y totalitario de una sociedad cada vez más dividida y desestructurada.

Vale, paro ya. No quiero que esto sea un planfeto político, antes me corto las venas. Si tuviera que elegir un bando, sería de izquierdas, pero lejos de la radicalización en la que hoy día vivimos para todo.

Estos animales creados por Orwell, se rebelaron con la idea de ser libres e iguales unos y otros. Ese es el mensaje que debería perdurar en la psique humana, con el que deberíamos quedarnos y no terminar como esos cerdos que finalmente fueron peores que sus antiguos dueños. La esperanza no debe perderse jamás.

La libertad está en la mente y si no la cultivas, toda tu vida serás una simple hierba mala…

Un libro imprescindible y por supuesto necesario en todas las escuelas del mundo.

Mi puntuación es de 10 sobre 10.

Reseña de «El mensaje de Pandora» de Javier Sierra

Los que ya sois habituales en esta sección de esta web y sobre todo, los que me seguís desde hace un tiempo, sabéis de mi devoción por este escritor y periodista del misterio de toda la vida. Hace unos años tuve el placer de estrechar su mano y llevarme firmado su premio planeta y hoy os traigo el último libro de este turolense, culpable en parte del nacimiento de la que fue mi segunda novela.

Autor y mensaje…

Antes he dicho libro, pero realmente yo no lo catalogaría como tal. «El mensaje de Pandora» es una misiva que no solo va dirigida a la sobrina de la protagonista, es un mensaje explícito a todas y cada una de las personas que durante estos dos años hemos padecido este nuevo virus que nos asola, directa o indirectamente.

No consiste en una concienciasión en sí, es más bien un viaje del personaje principal por todos esos mundos que de alguna manera u otra han podido influir para llegar al momento en el que hoy nos encontramos. Como epidemias pasadas, diferentes teorías de como este virus ha llegado a planear por todo el planeta e incluso alguna de ellas muy interesante, como el concepto de la panspermia pero extrapolado a este caso en concreto. A los chinos desde luego les hubiera venido de lujo echarle la culpa a los extraterrestres.

A través de las enseñanzas de esta mujer que intenta transmitir sus conocimientos a su sobrina Arys para que las nuevas generaciones no comentan los mismos delitos que sus ancestros, (cosa imposible a mi modo de ver, porque el ser humano es pura y sencillamente cíclico) descubrimos mundos tan apasionantes como la que se considera la primera ciudad de culto religioso del mundo, Gobleki Tepe, en Turquía e infinidad de lecciones sobre diferentes pensamientos culturales y tradiciones concretas. Al ser solo una carta, los personajes escasean, pero el tercero que aparece en discordia, llena esta historia de luz. Hablamos de Asumpta, una mujer mayor que en uno de los viajes de la pareja tía y sobrina, se cruza de improvisto en un pueblo muy particular de Cataluña.

Evidentemente, el resto voy a obviarlo, pues en apenas 185 páginas se puede contar mucho más sin decir más de lo debido. Evidentemente, se lee muy rápido. Yo me lo leí en tres días por alargarlo, pero en una tarde puedes acabar con él, pues también tiene unas ilustraciones con un mensaje por detrás muy interesante y relevante para lo que se cuenta durante la carta.

Un libro diferente, algo que salió de la mente del escritor durante el confinamiento y que dio forma a sus pensamientos a través de esta epístola en papel. Algo que ya poco se usa, pero que los de nuestra generación siempre hemos valorado como un tesoro incalculable.

Yo lo recomiendo, siempre que seas de esas personas que de vez en cuando le gusta desintoxicarse de tramas trepidantes y reflexionar un poco sobre el mundo que nos rodea y las posibilidades que aun nos quedan por mejorarlo.

Mi puntuación es de 7.

Reseña de «El monstruo del lago» de Julio Marín García

Los que me conocen y han visitado alguna vez este rincón lleno de borrones y pensamientos, saben que mis reseñas son muy diferentes a lo establecido. Salirme de la norma es algo que va conmigo desde que tenía uso de razón. También saben que todo esto siempre lo hago para ayudar desinteresadamente a los compañeros de letras y que mis críticas van siempre encaminadas a construir no a destruir. Todo, por supuesto, con el máximo rigor y respeto. Por todo ello, espero que estas impresiones sean del agrado del autor y sirvan para hacer crecer su pluma aún más.

Después de esta minichapa, vamos a ir al fondo de la olla y vamos a intentar rebañar cada resquicio de la misma para así convenceros de que «El monstruo del lago» de Julio Marín García es buena, pero en mi humilde opinión, mejorable por ciertos aspectos.

Julio Marín García posa con su sexta y última obra.

En esta historia se nos presenta a priori a dos personajes principales. Jueza e inspector, Gema y Adrián. Ambos, en un pueblo ficticio llamado Pinar de Mordón deben investigar la desaparición de dos hermanos mellizos que tiene a todo el lugar en vilo. Una familia que oculta muchos secretos, rodeado de desconcertantes situaciones en las que muchas veces no sabes si lo que está pasando es real o está creado por la mente de los personajes.

Con agilidad, Julio nos va presentando a los protagonistas, la relación entre ambos y en un continuo tiquitaca (permitidme el símil futbolístico) de capítulos cortos entre ambos y utilizando la fórmula de best seller al más puro estilo de Juan Gómez Jurado, nos va desgranando los misterios que pululan alrededor del caso.

El primer punto que debo destacar negativamente, es que me ha faltado durante toda la novela la descripción gráfica del lugar en el que se van encontrando los personajes durante la trama. En un novela de este estilo, es esencial recrear los escenarios con ese aroma de misterio que el autor ha intentado y conseguido por otra parte en la trama en sí al ir dejándote con la miel en los labios al final de cada capítulo, pero me he quedado con las ganas de conocer más la magia ambiental del pueblo. En contrapartida, también debo destacar el hecho de que a veces se ha abusado de la duración mínima de los capítulos porque sinceramente podrían haber sido puntos y a parte, aunque comprendo que también se haga para captar a lectores menos avezados.

Por otra parte, si se van a hacer algunos tipos de flashbacks o referencias a situaciones pasadas, es necesario marcar dichos hechos con una fecha, para no despistar al lector y cebarlo solo de pistas. Insisto, es solo mi humilde opinión.

Entrar en la mente humana de los personajes es complicado y más si estos han sufrido traumas en su infancia como algunos de los que nos presenta el autor. En ese sentido debo felicitar a Julio porque lo ha logrado con creces. A pesar del, a veces, descontrolado vaivén de los integrantes de este thriller. Hay que estar muy atentos durante el viaje.

Para aquellos que solo buscan una definición fácil de esta obra y no la palabrería del que leéis, os puedo resumir esta novela cinematográficamente con mucha rapidez. Cogéis una coctelera y en ella echáis un poco de las películas Identidad, Shutter Island y Múltiple y sacáis esta obra. No lo digo para faltar al autor, Dios me libre, pues todos bebemos de lo ya visto o leído a lo largo de nuestra vida y es algo tan lícito como respetable. Yo soy el primero que lo hago.

No sé si por ese hecho en sí, el final no me ha sorprendido, que no convencido. Casi desde el principio me olía algo y poco a poco lo fui confirmando con el avance de la trama, pero eso no quita para que la novela no sea buena y sobretodo disfrutable. En seis días ha caído, no digo más.

En el apartado concreto de la maquetación de la obra debo destacar su originalidad y su intención de agradar al lector con un interior diferente, pero debo ser sincero y supongo que al ser un libro editado por el mismo autor con las herramientas de Amazon, el fondo está muy bien conseguido, pero el fin ya es otra cosa y no por culpa de Julio. La calidad del papel es mejorable y por ello la transparencia a veces jugaba malas pasadas con la intención que quiso tener nuestro escritor. Aún así, chapó, porque por ejemplo la portada me ha gustado mucho, una lástima que no se describiera ese aura misteriosa con mas ahínco en sus hojas como he dicho antes. También debo anotar alguna que otra errata que espero que al autor pueda subsanar en próximas ediciones, ya que las ventas están siendo muy, muy buenas según veo en sus redes.

Quizás creáis que me he centrado demasiado en las notas mejorables y no en la historia en sí, pero es que no quiero destripar la obra porque cualquier cosa que os cuente se puede interpretar como spoiler. Solo os puedo decir que es muy disfrutable y que la dureza que nos presenta en ella solo está a la altura de aquellos que navegan por este género literario y por desgracia, al nivel de la vida real.

En definitiva, felicidades al autor por sus éxitos, su ganas de seguir aprendiendo y contando historias nuevas.

El monstruo del lago.

Mi puntuación es de un 6,9.

Reseña de «La ciudad oscura» de Jesús Relinque

A lo largo de los años y tras ser un inexperto en el mundo de las reseñas, contador de historias y adicto a la lectura, nunca me había encontrado con un caso tan curioso alrededor del mundo de las sagas.

Normalmente, una precuela siempre se escribe al final de una saga, para intentar estirar el chicle de un éxito, pero en este caso el autor gaditano y paisano Jesús Relinque, del que os voy a hablar hoy por segunda vez tras la anterior reseña de su primera obra «La llave de los misterios», nos trae la continuación del final de la misma, pero dejando en el limbo a Juan y sus pringados en una futura tercera entrega. Según el autor, el cierre era tan suculento que su mente no pudo dejar de funcionar enclavando una nueva trama sobre los cimientos del fiordo más bonito del Atlántico.

«La ciudad oscura» nos lleva al Cádiz de los años 30 y 40, donde los protagonistas de la misma son el famoso Fernando Artesón Cuero y Eulogio y el abuelo de Juan y pupilo inesperado del profesor de Bellas Artes de la Tacita de plata.

Jesús Relinque, autor de esta precuela

En un principio volvemos a encontranos con María Mocos y la incursión de un joven Eulogio, temerario y de la misma calaña que su futuro nieto al descubrir el secreto de su profesor. Aquí, Relinque profundiza con mucha delicadeza y tacto en la relación que nos dejó en el aire entre maestro y pupilo, desgranando su amor en pequeñas dosis entre el age y guasa de Eulogio, y la elegancia de un Artesón Cuero que todos imaginábamos en la primera entrega y que Jesús nos has confirmado con su educación, refinamiento y desesperación por culpa del joven estudiante.

Si a ello le sumamos una historia pararela (quenpoco a poco se unirá a la principal) de un personaje femenino tan misterioso como cautivador en la piel de la joven Amalia que vuelve de entre los muertos con un firme propósito tras perder la poca cordura que le quedaba en el antiguo Manicomio de Capuchinos de Cádiz, la intriga está servida.

Eh, pero que esto no queda aquí, pues las murallas y rincones que rodean la ciudad mas antigua de occidente tiene mucho que contar y más si tiramos de la fantasía del autor rebujada con la herencia que nos dejaron los fundadores de esta tierra que esconde tantas civilizaciones bajo sus pies.

Os juro que me encantaría desgranar más esta historia, pero sería un delito, así que vamos a centranos en otros aspectos que dan empaque y consistencia a este libro. Una documentación impecable, que nos lleva incluso a uno de los hechos más duros que han ocurrido en la ciudad y de los que ya han pasado 74 años, la explosión. Esa noche roja que colma de frenesí un final de libro excepcional.

Una narrativa versada en esos clásicos románticos cuando el autor nos describe escenarios y situaciones, gracias a la facilidad de su pluma. Los personajes siguen teniendo una fuerza descomunal. El villano de esta trama es muy curioso y el autor de nuevo utiliza la tradición para crearlo de la nada y llenarle de toda la savia que se necesita para odiar a un tipo peculiar.

Yo me he vuelto a ver por las calles de la antigua Gadir y he disfrutado mucho de esta novela con dos ciudades tan distintas, la luz real y la oscuridad creada por la mente fantasiosa del escritor.

Como anécdota, de nuevo, Relinque repite la curiosa y genuina fórmula de esos pies de páginas tan originales con esos QR que nos llevan a detalles e informaciones muy útiles para acompañar la atmósfera creada. Para colmo, cada capítulo empieza con las típicas citas de autores, pero en este caso con algo que a mi, como gaditano y carnavalero, me ha puesto los pelos de punta. Estrofas de algunos de los autores más representativos de las fiestas más típicas de Cádiz entre otros. Detalles que llenan y llegan.

Os debo confesar que no me pude resistir y mandé con toda la cara que puede tener un gaditano, un audio al autor a través de Instagram, exigiéndole una tercera entrega, pues estoy deseando ver en acción de nuevo a Juan y sus adorables «Pringaos». El resto de la conversación se queda entre el autor y el que os escribe. Jesús Relinque es un gran escritor, pero también un hombre cercano y con mucho arte.

Enhorabuena de todo corazón, paisano. Es un orgullo como gaditano ver que gente de mi tierra triunfa como la Coca Cola y ayudar en todo lo posible a que el resto del mundo los conozca.

Foto de Juan Antonio Oliva Ostos.

Mi puntuación es de 7 sobre 10.

Reseña de «La llave de los misterios» de Jesús Relinque

Conocí la historia de este libro y su segunda parte gracias a los podcast de mi adorado Santiago Camacho y su «Días extraños». La realidad es que soy un lector poco asiduo de la literatura juvenil, pero si mezclamos dos de mis pasiones, es lógico que caiga sin remedio en las redes de este autor: los misterios y Cádiz, mi ciudad y su ciudad natal.

El autor gaditano posa con su obra en una feria literaria.

Siempre es un placer leer, divulgar y sobre todo disfrutar de las historias de un paisano y Jesús Relinque lo ha conseguido en esta ocasión. Si mezclamos en una sartén de papel unos trocitos que evoquen a ese grupo de «Perdedores» de It, lo salpimentamos con un poco de los Goonies, damos con una fórmula muy divertida sobre las calles y los cimientos de la ciudad trimilenaria más bonita del mundo.

Juan, el protagonista de esta historia, es un chico aventurero, amante de los misterios y la lectura. El azar y su relación tan estrecha con su abuelo, lo llevan a vivir una de las aventuras más inolvidables de su vida y al lado de sus «Pringaos». El grupo típico de niños menos populares y maltratados por el chulito de la clase y sus secuaces.

Cada uno de los personajes tiene sus pequeños detalles a cual más jocoso y característico como El Ruiseñor o el Fosquitos. A través de un misterioso libro encontrado por Juan en una librería antigua y escrito por un misterio autor llamado Artesón Cuero, los chicos se adentran en tres historias muy conocidas por los gaditanos que amamos el mundo de lo inexplicable o curioso y se enfrentan a peligros de todo tipo: La casa del pirata, la casa de los espejos y las cuevas de Maria Mocos. Sorpresas, aventuras trepidantes y secretos que se verán envueltos por toda la magia que esconde La tacita de plata, que por supuesto debo destacar, como gaditano que soy. Escenarios que me han llevado a mi infancia, muy bien descritos y con ese habla de Cádiz que tanto amamos y que por supuesto, el autor deja al final del libro en un glosario para que los que no son de este rincón, sepan lo que significa.

La entrada de la famosa casa del pirata.
Interior de la casa del pirata.
La misteriosa casa de los espejos.
Plano donde se encuentran las cuevas de María Mocos.

Como anécdota personal, os debo contar que yo estuve en uno de esos túneles de las cuevas de María Mocos. Un grupo de colegaa nos adentramos en una de sus antiguas entradas a la altura de Renfe y quisimos imitar a Juan y sus Pringados, pero al llegar a un cruce y tras la advertencia de uno de nosotros, el gracioso de turno no hizo caso a lo dicho y alumbró a la pared que teníamos de frente. Jamás supe de que color era esa pared, pues estaba llena de cucarachas de una cuarta de grandes y encima voladoras… salimos pintando del asco y no volvimos a entrar. Me quedé con las ganas de seguir por esos caminos y encontrarme con Maria Mocos como Juan y los suyos.

Es imposible obviar un detalle super chulo y original que no había visto jamás en un libro, y es que en algunas partes del libro, el autor nos deja unas notas a pie se página muy originales, pues son QR que nos llevan directamente a vídeos o escenarios que se describen durante la ambientación de esos años 80 y 90 que tanto amamos los de nuestra generación.

Personalmente me quedo con un personaje que no os voy a revelar y que es clave para que Juan y los suyos encuentren sentido a sus vidas, pero sobre todo a otras cosas más bonitas…

En una semana ha caído y por supuesto, voy a dejarme atrapar de nuevo por la telaraña de su segunda parte «La ciudad oscura».

Como nota negativa, debo decir que esta segunda parte la conseguí en Amazon en mal estado y desgraciadamente era la única copia, ya que ni siquiera en la página web de la editorial que lo ha editado Cazadores de ratas, estaba disponible. Aún así, lo compré porque no quería quedarme a medias.

La llave de los misterios de Jesús Relinque

Enhorabuena Jesús y espero que esta reseña te ayude a llegar una octava edición.

Mi puntuación es de 7 sobre 10.

Reseña de «El tercer gemelo» de Ken Follett

Normalmente no suelo leerme dos libros del mismo autor en una año, es una pequeña manía que tengo. A menos, claro está, que me meta dentro de una trilogía o saga. Al ser este uno de mis autores preferidos, es totalmente lógico que la premisa se supla sin ningún tipo de inconveniente.

Ken Follet, autor de este thriller de 1996.

Me encontré con este libro por pura casualidad, en una de las típicas librerías de viejo que suelo frecuentar por mi tierra cada vez que bajo y siempre me llevo una joyita. Esta vez, por solo 4 euros, me hice con este thriller del autor galés más famoso en los dos últimos siglos.

Publicado allá por 1996, «El tercer gemelo» nos viene a contar la historia de una científica que trabaja en una universidad de Baltimore y esta desarrollando una investigación sobre la formación de la personalidad y las diferencias de comportamiento entre gemelos. El problema llega cuando descubre a dos de ellos idénticos pero de madres distintas. Cuando intenta indagar más en la historia, la sombra de una conspiración trazada durante años intentará por todos los medios que no llegue a descubrir la verdad y se verá envuelta en una aventura muy peligrosa.

Si a todo esto, le sumamos el hecho de que uno de ellos supuestamente ha violado a su compañera de trabajo y metido fuego a parte de la universidad, la cosa se pone peor. Y si a ello añadimos también que la diferencia entre ese gemelo y su hermano son absolutamente opuestas y ella poco a poco se va enamorando de ese otro chico, tenemos una trama trepidante y llena de todos los alicientes necesarios para pasar una buenas horas de lectura.

Tanto tú, como la doctora Jeannie Ferrami creeréis que habéis visto de todo con esos dos sujetos… nada más lejos de la realidad, pues Follett enrevesa la historia de tal manera que ya no sabes que creer. Hay giros muy buenos, pero no sé si será por mi experiencia como autor y lector, que a mí no me han cogido por sorpresa, pero no quita que sean ideales para darle sabor a esta novela que tuvo su correspondiente versión cinematográfica protagonizada por Kelly MacGillis y el eterno J.R de la serie Dallas, Larry Martin Hagman en el papel del jefe de Jeannie que hace todo lo posible por tapar la verdad y en el que están implicados altos cargos del gobierno estadounidense.

En apenas dos semanas me lo he leído. Ya sabéis que no me gusta devorar los libros. Y este, con ese olor añejo de una páginas amarillentas por el tiempo, mucho menos. Me lo he pasado muy bien.

Los personajes están muy bien estructurados, sobre todo la diferencia entre los gemelos y sus diferentes percepciones de la vida gracias a las familias donde fueron criados. Todo esto te hace pensar en la importancia que tiene la educación de tus hijos para que el día de mañana sepan distinguir que es lo que está bien y lo que no, para elegir el verdadero camino como hace el gemelo Steve Logan, del que se enamora nuestra protagonista.

Un libro recomendable. Cierto es que no es de los mejores del autor, pero no llega a aburrir. Desde luego, os aconsejo pillarlo en una de estas librerías antiguas porque no merece la pena gastarse casi 10 euros en una versión de bolsillo nueva.

Mi puntuación es de 7 sobre 10.

Reseña de «Frank Moon» de Iñigo Gibernau Murre

Quizás al final de esta epopeya de cómic pseudobíblico de ultratumba, todo tenga un sentido menos sobrenatural y más terrenal.

«Frank Moon» de Iñigo Gibernau Murre

Jamás había empezado una reseña con una cita sobre el libro del que os iba a hablar, pero es que cuando leí esta frase por la página 180 del segundo libro de Iñigo Gibernau Murre dedicado a su «Mundo Bizarres», acabó por completo con mi vocabulario para definir esta obra. No existe una mejor manera de definirla:»Espopeya de cómic pseudobíblico de ultratumba».

Este autor mallorquín, dueño de los cielos por su trabajo y señor de la palabra en la tierra cuya magia con ella es consabida por todos los que en su día tuvimos el privilegio de leer su ópera prima «Les Bizarres», sabéis de lo que hablo. Voy a ser muy directo, Iñigo es el amante perfecto de la lengua castellana. Me apasiona su forma de escribir; el tacto y el estilo tan elegante que tiene de definir y explicarnos las situaciones por las que pasan sus personajes me recuerdan, extrapolando al fútbol, a la clase que destilaba en el campo de fútbol Zinedine Zidane. Para colmo en este segundo libro he notado a un autor más completo, más seguro. Dotando a esta historia de unos aderezos perfectos para entretenernos y sacarnos unas risas con momentos, sobre todo con personajes, inolvidables. Personalmente me quedo con uno de los secundarios que ahora os comentaré.

Como os iba diciendo, para colmo, Iñigo ha introducido elementos muy frescos para los de nuestra generación con referencia bestiales y divertidas de la cultura pop de las mejores décadas del pasado siglo XX y frases que conocemos pero que el roba con una precisión sutil.

«Nada nuevo bajo el arcoiris»

Frase por excelencia de Fran Moon.

Volvemos a Nueva Orleans, en pleno carnaval. La ciudad preferida de Iñigo y donde el ha creado este «Mundo Bizarres» que hace pocos días convirtió en marca registrada y que desde aquí le doy mi enhorabuena. Frank Moon es un hombre solitario, triste, sin familia ni nadie que le espere en casa. Un buen día su amigo Zang le regala un billete de avión para que se olvide de todo durante un tiempo en la ciudad del jazz, Nueva Orleans. Un hotel glamouroso el The Belle Ville, será el comienzo de una aventura oscura donde el destino le tendrá reservado un juego mortal entre la vida y la muerte; donde la magia negra que rodea esta famosa ciudad de Lousiana y el engaño de dos féminas «especiales», lo conducirán por un mundo oculto a los humanos que poco a poco irá descubriendo con la sabiduría y el desparpajo de unos personajes secundarios que llenan la trama de un tétrico y suculento libertinaje de experiencias a cual más rara.

Un hombre solitario y cobarde, termina rodeado de una jauría de alocados personajes, tan variopintos como entrañables. Yo lo siento, pero me quedo con el puto chino Johnny, dueño de un hotelucho llamado Princesa China y que sus diálogos son divertidisimo. Menudo cabrón. Otros como Maximilien Petit, Moira, Mordoque, Emily o las dos brujas que se la lían al pobre «Clandestino» (Frank Moon), que ya sabréis porque lo llaman así, Savannah y Astryd son el complemento ideal para un viaje durante 267 páginas muy entretenidas.

Si debo poner una pega, sería al final. Esperaba otra cosa, pero no desluce las vivencias, aventuras y desdichas de un personaje muy especial y lleno de muchos matices con los que alguna vez, cada uno de nosotros, nos hemos podido sentir identificados.

No voy a desmerecer la primera obra de este autor pero a mi especialmente, esta segunda trama me ha gustado más. Soy muy fan de los mundos fantásticos creados desde la oscuridad y la magia real como la que nos plantea Iñigo a orillas del Misisipi. Espero con ansias su tercera incursión en el «Mundo Bizarres» y por supuesto os recomiendo este libro sí o sí. Enhorabuena, amigo.

Mi puntuación es 7’5 sobre 10.

Reseña de «El gran rojo» de Benito Olmo

Antes de empezar, debo confesar que tengo una cuenta pendiente con Bianquetti, pues no he llegado a leer «La tragedia de los girasoles». Así que me atrevo a hablaros de este nuevo personaje que se ha sacado de la manga mi paisano gaditano, Benito Olmo.

En este caso, hablamos de Mascarell, un detective muy particular y por supuesto, con las características necesarias para ser un imprescindible en las novelas de este género negro.

Benito nos lleva al lugar en el que hoy en día reside, Frankfurt. Nos enseña de forma exhaustiva y con ese halo especial el Barrio Rojo de la ciudad, las narco salas y algunos tuburios desconcertantes. La zona «perdida» donde las malas almas se encuentran por culpa de sus elecciones en la vida. Y aquí es donde aparece la otra cara de la moneda de esta historia, Ayla. Una joven de carácter fuerte que se cruzará sin remedio con el detective por culpa de un trabajo por el que es contratado. Ambos buscan a la misma persona a través de las calles alemanas donde el escritor nos sumerge con la facilidad y habilidad de su escritura, salpicando de detalles los escenarios. Sin olvidar los detalles esenciales que necesitan los personajes para mostrarnos todas sus miserias, sueños y esperanzas en una ciudad que no da tregua.

Si a todo ello le unimos el cóctel molotov que genera en las sombras los poderes absolutos de una de las organizaciones más peligrosas del país y que dan nombre a esta novela, la diversión está asegurada.

Leída en unos diez días. Sin pausa y sin prisa, he disfrutado de todo lo que nos ofrece mi paisano e incluso con un par de giros argumentales de los que tanto disfrutamos cuando leemos e incluso en mi caso, cuando escribo, que me ha sabido como un buen postre para la finalización de un trama muy bien llevada.

Documentación precisa, al hilo de la historia y sin abusar. Un tempo bien marcado y que hace que la lectura fluya sin soporíferos momentos. Destaco el detalle de como ambos personajes se pasan la pelota entre capítulo y capítulo (cortos que ayudan al ritmo de la acción), los de Mascarell en primera persona y los de Ayla en tercera persona.

Benito Olmo consigue removernos las tripas al recordarnos el oscuro y perverso poder que ejercen los ricos contra la gente de a pie a través de algunos personajes repugnantes.

No os pienso contar nada más. Tenéis que complarla y punto.

Enhorabuena, paisano. En nada veremos en la grandes pantallas a tu primer hijo «La maniobra de la tortuga» y eso es para celebrarlo con orgullo gaditano.

Mi puntuación es de 7,5 sobre 10.

Reseña de «Invisible» de Eloy Moreno

Sin duda, hoy me enfrento a un reto y no creo que lo consiga superar. Intentar reseñar lo que para mi es una obra maestra es una odisea. Jamás, en todos mis años de lectura un autor o autora habían hecho que mi corazón se encogiera y necesitara respirar con tanta necesidad por culpa de un mar de lágrimas de emoción. Sí, «Invisible» de Eloy Moreno me ha hecho llorar y sufrir mucho.

Soy padre de una mujercita de 18 años, otra de 4 años y un niño recién nacido. Leer este libro supone un reto lleno en cierto modo de pavor al, no solo ponerse en la piel del protagonista de esta historia, sino al imaginar que tu hijo puede ser parte de ese viaje de terror en el que se ve involucrado este chico.

Todo comienza con un simple NO. En la típica escena en la que el abuson de la clase pone entre la espada y la pared a un joven de un instituto cualquiera, de cualquier ciudad o país. Aquí la localización es lo de menos, pues esta historia es universal y este libro es, no solo de obligatoria lectura en todos los colegios del mundo, sino en todos los hogares de la madre tierra.

Siempre he defendido a capa y espada que el carácter y lo volares de un niño son cosa de los padres. Sin olvidar, claro está, la guía que debe ofrecer un profesorado durante el viaje que deben hacer los jóvenes hacia el conocimiento.

Hay muchas razones por las que uno puede desear ser invisible, pero ninguna debe ser para desaparecer y no sentir el dolor, el miedo, el acoso y la furia de otro ser que, sobre todo, se siente inferior al ser que ataca. Yo os pueso confesar que he padecido esa sensación y no por mi condición sexual, económica o privilegiada, sinceramente a día de hoy no sé porque fue.

En esta novela sencilla, bañada en sensibilidad y llena de lecciones, te hace ver (en mi caso como padre) la necesidad que tenemos de estar más pendientes de nuestros hijos, pues no me quiero imaginar el hecho de no ver a tiempo los problemas por los que puedan llegar a pasar mis hijos. Y en el caso de los niños, una forma de ver a través de otros ojos, lo que es sentirse tan pequeño e insignificante que quieras desaparecer y no saber en realidad el motivo.

Evidentemente, los personajes de esta novela son increíbles, cada uno en su contexto. Yo, me tomaré la libertad de elegir a uno en especial, la profesora de literatura. Ella y su dragón son una genialidad metafórica del autor que nos hace ver como los golpes enseñan, pero también sirven para ayudar al prójimo. Y por supuesto, me quedo con la relación del protagonista con su hermana pequeña, que se te clava hasta lo más profundo del alma.

No me quiero ni imaginar la satisfacción que ha supuesto para Eloy Moreno los miles de mensajes que ha recibido por parte de niños y niñas con esos problemas escolares, o casos como el mío como padre.

No sé que más os puedo decir para suplicaros, no pediros, que compréis este libro y os obliguéis, tanto a vosotros mismo como a los vuestros a leer esta maravillosa novela, aunque yo la catalogaría como lección de vida.

Por mi parte, darle una y mil millones de gracias al autor por esta… no sé ni como catalogar este libro sin caer en la redundancia, de verdad. No dudéis de que obligaré a mis hijos a leerla. Como le dije por Instagram, aquí tiene a un nuevo seguidor incondicional de sus obras y me haré poco a poco con todas sus obras.

Os dejo mis impresiones a flor de piel también en mi canal de YouTube:

Mi puntuación es de 10 sobre 10 y no me tiembla el pulso.

Reseña de «Después» de Stephen King

Es inevitable el acabar un año sin leer nada del rey del terror, julio a sido el mes y en apenas una semana. Todos sabéis mi amor incondicional por el viejo escritor de Maine. El hombre que escribe mas rápido del mundo y que no solo George R. R. Martin se pregunta como teclea y crea tan rápido. A dos o tres libros por año nos tiene ya acostumbrados. Este mismo año se publicará su segunda novela en España (pues ya esta en EEUU) «Billy Summers», allá por el 9 de octubre.

Es verdad que algunos son flojos, pero en esta novela corta de apenas 245 páginas de la que os voy a hablar, King nos demuestra de nuevo su maestría como narrador y como a través de una historia sencilla, nos hace disfrutar como enanos.

Yo quise estirarla, pero fue imposible. Nos metemos de lleno en una especie de diario de un joven de unos veintitantos años que nos cuenta lo que pasó en su juventud y sobre todo el curioso e inquietante poder o don que posee, según se mire: ver a personas muertas, pero no en este caso como el famoso niño de la película de Shyamalan. Aquí, el joven Jamie Conklin interactua con ellos justo en el momento de su muerte o minutos después.

Tras llegar a casa con su madre soltera, se encuentran en el pasillo de los apartamentos a su vecino, taciturno y triste, fumando e inquieto. Su mujer acaba de fallecer en el salón y mientras la madre de Jamie habla con el hombre, el chico conversa tranquilamente con la mujer sin que su marido se percate… así comienza la novela y así nos atrapa King.

Su madre sabe de su «don» desde hacia tiempo, pues el momento de su descubrimiento fue bastante traumático. En este punto, el joven nos deja claro que esta es una historia de terror, durante varias ocasiones. En particular, debo decir que lo es, pero no a un nivel al que nos pueda tener acostumbrados el autor. Eso sí, a mi me pasan estas cosas y me cago. Todo se ve diferente tras unas hojas de papel.

El caso es que la trama se desarrolla con agilidad y nos mete de lleno en una insólita historia a través de la amante de la madre del chico, una inspectora que busca desesperadamente las bombas que un conocido terrorista a dejado por todo un centro comercial, incluso después de muerto. Evidentemente, aquí es donde entra en acción los poderes de Conklin que la policía le pide a espaldas de su madre y todo explota a su alrededor, no precisamente por las bombas.

Jamie solo quiere una vida normal, pero esta agente de la ley la llevará por un mundo bastante turbio del que deberá salir e incluso escapar, pues digamos que el famoso terrorista no se va a cansar de dar por culo.

Ya os digo, King nos lleva en esta historia por donde quiere y con un lenguaje tan natural y cercano, que hay escena en las que no he podido evitar el soltar una carcajada. Su facilidad de palabra hace que por mucho que sigan intentando desprestigiar su trabajo, nadie pueda negar su maestría.

La primera novela que leí del rey del terror fue «El resplandor» y gracias a él, mi vida cambió para siempre. Quizás, el precio de esta novela corta sea desmesurado, pero particularmente vale cada una de sus palabras.

Yo os la recomiendo encarecidamente y apuesto a que no os va a dejar indiferente, como se suele decir. Esta vez no, pues las dos últimas novelas que leí de él me aburrieron un poco, «Bellas durmientes» y «El instituto».

Os dejo el enlace de mi reseña virtual en mi canal de YouTube también:

Mi puntuación es de 8 sobre 10.