Nunca es suficiente dinero

El teatro es algo más que interactuar plenamente con los actores, y más si vas a una obra en la que tratan de hacerte reír por todos los medios. Mis últimas dos visitas han sido para terminar con la mandíbula desencajadas. Espinete no existe y El cavernícola, son dos obras de 10 sobre 10, desternillantes a más no poder y llenas de los típicos tópicos que hacen que el espectador no pueda evitar verse reflejado tanto en una que lleva a tu infancia, como otra que te muestra los entresijos más básicos de la convivencia con tu pareja o relaciones entre hombre y mujeres.

Eduardo Aldán y Nancho Novo están espectaculares y la labor de todo su equipo entre bambalinas solo hace acentuar aún más la calidad del trabajo de estos dos hombres que durante dos horas se lanzan al ruedo sin capote ni nada. Chapó.

Como digo siempre: No hay dinero en el mundo para pagar obras de esta calidad. Mil veces seguiría pagando por ver cosas como estas.

¡¡¡¡¡VIVA EL TEATRO!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.