Terapia

Una vez oí que nada es posible si no lo intentas. Existen muchas formas de conocerte por dentro, de vaciar tu alma de malos pensamientos o simplemente abandonarte al mundo.

Yo descubrí, y sigo descubriéndolo, a través de las palabras. En mi juventud, la poesía cautivó mi corazón engañado por las trampas sutiles del amor. Fue con ella donde hallé un universo distinto. Sin miedo a nada entre las palabras pensadas, meditadas o simplemente vomitadas por el alma, sentí el aliento de una forma de captar un yo diferente.

Llamadme loco, pero escribir para mí es dar con mi Hyde. Ser atrevido, feroz y apasionado. Delante de un papel o un teclado, mis temores de la vida cotidiana desaparecen.

Por eso desde aquí y humildemente os recomiendo esta terapia. Escribid, sin pensar. Poesía, una historia, un relato, sentimientos o simplemente lo primero que se os ocurra. Dejad que vuestro subconsciente saque toda las impurezas de vuestra alma. A través de las palabras purificaréis vuestros sentimientos y vuestro corazón.

Recordad: nadie nace sabiendo, todos somos iguales.

Óscar Lamela Méndez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.