Crónica sobre la presentación de «43 días» de Cristina Abella Jover

La vida se compone de momentos y al igual que en una escala musical, hay notas que llegan al alma de una de forma diferente, marcan el ritmo de tus pasos y el camino correcto. Algo así es lo que yo siento cuando veo encima de un escenario o simplemente sentada en una silla alta, tras una mesa baja, con su libro y dos copas de vino a mi querida «Dulcinea».

Podéis intuir con este pequeño guiño, la afinidad que destila mi corazón. Cristina es alguien muy importante para mí, por muchas cosas, pero sobre todas ellas, por el orgullo que siento de ser su amigo y el ejemplo de vida que lleva. Una luchadora incansable, en su corazón no existen los retos imposibles, los «No puedo» o las quejas. Ayer lo dejó claro publicando su primera novela, de la que tuve el placer y el orgullo de ser su primer lector. Ella lo ha dicho mil veces, y ayer lo volvió a recalcar en su presentación, la poesía es lo suyo. Sin embargo, yo que la conozco un poco, os puedo decir que con esta novela os lo hará dudar.

Decir que el lugar donde se realizo la puesta de largo de esta nueva aventura literaria de Cristina, me fascinó. Un lugar con encanto, pequeño, acogedor y con unos dueños a la altura de su rinconcito. Ya en un primer momento, nuestro editor y amigo Guillermo de los Mozos de la editorial Diversidad Literaria, lo quiso recalcar con su agradecimiento a Rigoberto y su hija, por el apoyo a un mundo tan denostado como la literatura, sobre todo, la de autores desconocidos como nosotros. En esta ocasión, Cristina no estuvo solo apoyada por familiares y amigos, sino también por autores de la editorial como Miguel Ángel Sevillano, Maria Alventosa, Fernando Abella Jover y el que humildemente os da la chapa.

Como os he dicho antes, yo fui el primero en leer esta novela y después de haber degustado relatos cortos y poemas de Cristina, no me sorprendí de nada. Solo de su irremediable sensibilidad y decoro a la hora de reflejar un tema violento en una escena, y que ella contó en la presentación como mucha gracia (¡ay lo que dio de hablar esa famosa «tortita»!). Cris tiene capacidad para hacer lo que le venga en gana, su carácter, su forma de afrontar sus problemas personales y la manera de ayudar a los demás desinteresadamente, la hacen un ser muy especial.

Fue una pena el no poder disfrutar del evento con tranquilidad, ya que me llevé a mi Rubita loca, que no se esta quieta ni con cinco elefantes atados a sus extremidades. Os digo yo que los pobres sufrirían un trauma con ella. A pesar de la inquietud, vi a mi «Dulcinea» muy segura de si misma, con los típico nervios del empiece pero con la certeza de que «43 días» os va a gustar.

Una novela corta. Con saltos en el tiempo y como ella muy bien dijo en la presentación: empieza por el final…pero no todo es lo que parece. Con un mensaje claro, reivindicativo y por desgracia no tan vistoso como en otros casos: el maltrato en una pareja homosexual. Os la recomiendo al cien por cien. Un buen regalo para estas navidades.

Acabada la presentación, en la que Guillermo de los Mozos se dedicó con originalidad a hacerle preguntas a la autora, llegó el momento del público y ahí se le puso aprueba, pasando el corte con buena nota.

La novela tiene partes de ella, de su infancia, de sus vivencias, pero sin dejar de lado la ficción. Algo que es inevitable no reflejar para un autor. O como se suele decir: nunca le cuentes todo a un escritor, puede que algún día lo utilice en tu contra.

En fin, fue un evento muy ameno, rodeado de gente buena y algunas que me encantó volver a ver en persona como a Javier Abella Meléndez, un magnifico fotógrafo, mis queridos amigos autores antes nombrados, familiares de la autora y su pareja.

Los tres mosqueteros


Para finalizar, quiero darle las gracias a Cristina por ser mi amiga, mi consejera y una parte muy importante de mi vida. Tanto por su amistad, como por regalarme su arte.

Te deseo todo lo mejor y, ya sabes: No dejes de soñar y hacernos soñar.

Óscar Lamela Méndez

  1 Comentario

  1. Cris   •  

    Mi quillo… ¡Gracias! Por la reseña, por tus palabras, por estar y por ser.
    Un besazo muy grande

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.