Reseña de “Asomados al vacío” de Manuel Osuna

Cómo es mi web y hago lo que quiero, me voy a permitir el lujo de saltarme mi protocolo interno y le voy a dar prioridad a esta reseña, antes que a uno de mis ídolos, como ya sabéis. Así que señor Follet, espere sentado. Hay gente con mucho talento dando golpes poquito a poco tras la puerta del éxito y, para mí, una vez más, Manuel Osuna lo ha conseguido.

Hace ya unos años, reseñé en este mismo rincón, su libro de relatos “Laberintos” y pudisteis comprobar mi satisfacción tras su lectura. Pues debo decir que “Asomados al vacío”, la nueva novela de este querido escritor fuenlabreño, no le hace ascos a sus predecesoras. Cómo os dije en la presentación que hizo hace unos meses en su ciudad natal, esta historia es la primera de su colección y la saca ahora con una maceración en el tiempo muy apropiada.

“Asomados al vacío” es muy peculiar, pues según dicta la gama de personajes que en ella salen, se podría catalogar como juvenil, pero conforme la vas devorando, debes de meterle un +18 , según los puritanos, pues su grado de sangre está lleno de pinceladas “Kingnianas” (permitirme la palabra inventada). Vamos con una pequeña sipnosis, sin destripar mucho la historia:

Años 80, un grupo de alumnos de la clase de 8º B de un colegio cualquiera, se van de excursión en un autobús a visitar un anfiteatro. Lo que iba a ser un viaje cultural y de desconexión de las tediosas clases, marcará un antes y un después en la vida de todos.

Todos hemos estado en una clase de ese tipo, aunque ahora sea la ESO. Aquí es donde juega un papel primordial, la marabunta de personajes que conforman esa clase y que le da a la novela esa frescura y agilidad necesaria para que me la haya bebido en doce días y a sorbos pequeños, para degustarla…aunque si hubiera tenido más tiempo, la habría devorado en poco menos de dos días. Es muy fácil de leer, Manuel maneja el lenguaje como nadie y le da a cada personaje su entonación y personalidad marcada.

El protagonista se llama Ángel y comienza la historia con una decisión crucial y que da título a esta historia, ya lo entenderéis. Por supuesto, están todos los clásicos de una clase del colegio: El chulo malote y su pandilla de secuaces, el gordo acomplejado, el religioso o puritano, la niña borde y guapa, el pelota y una sucesión infinita de personajes típicos de la fauna estudiantil, cuyas connotaciones humorísticas salpimentan el libro con mucha alegría y entretenimiento a raudales.

La trama principal y de la que no os puedo contar nada, pues os jodería el libro, está muy bien hilada y llena de bastante sentido, sin ningún “fleco” mal colocado. Las descripciones sangrientas son muy apetitosas, que queréis que os diga, soy un confesado sádico literario. Los que me habéis leído lo entenderéis y podréis dar un voto de confianza a esta novela. Me lo he pasado muy bien y eso es lo único importante cuando uno lee, no utilizar un libro para dormir y sentir que te has gastado el dinero en algo que ha merecido la pena.

Solo os daré un dato más, Manuel juega brillantemente con nosotros hasta la última frase del libro (a mí me dejó helado y la saboree como si fuera el mejor chocolate del mundo). Aposté por un final así, y de hecho, se lo dije a mi mujer: “Cómo sea lo que me imagino, este libro va a ser la po…” y sí, lo ha sido. Así que aquellos que no hayáis leído a Manuel o tan siquiera lo conozcáis, ya os estoy dando suficientes datos para no perder más el tiempo y haceros con un ejemplar de “Asomados al vacío”.

Enhorabuena, querido amigo. Sigue así, porque estoy convencido de que en Fuenlabrada, tenemos a nuestro Stephen King español.

Mi nota es de un 8 sobre 10.

http://editorialcirculorojo.com/asomados-al-vacio/

http://http://editorialcirculorojo.com/laberintos/

http://https://www.facebook.com/manuel.osuna.7169?ref=br_rs

http://http://www.manuelosuna.es/

http://http://ravenswoodbooks.blogspot.com.es/2015/11/hollywood-boulevard-microrrelatos-de.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *