Presentación de “Asomados al vacío” de Manuel Osuna

Después de una semana dura de trabajo y el día a día con Naya, es bueno un par de horas de desconexión y más si son alrededor de la literatura. Cabe decir, que si es en la presentación de un amigo al que no ves desde hace mucho, mejor que mejor. Manuel Osuna es de esos hombres que engañan con su aspecto de buena persona, pues detrás de su pluma, esconde un genio con mucho genio y con las dosis necesarias de sangre y humor… como a mi me gusta. Hace unos años, reseñé en esta web su primer libro “Laberintos”, libro que os vuelvo a recomendar por sus divertidísimos relatos,tan originales como llenos de suspense. Pero hoy toca hablar de “Asomados al vacío”, su tercer libro y una novela que pronto me beberé.

   

Aunque soy contrario a cualquier tema relacionado con la tauromaquia, os pido que me permitáis hacer un símil ideal para esta ocasión. Este pasado viernes, Manuel Osuna se lanzó al ruedo a pecho descubierto, el solo se enfrentó a su público y el solo nos explicó, sin destripar mucho (como debe ser) lo que nos vamos a encontrar en su novela. Habló de varios de sus personajes y nos situó la historia en los magníficos años ochenta, la juventud y niñez de alguno de los que me seguís.

Tras él, se posaba la portada de su novela, rodeada de varios de sus conocidos y magníficos montajes, de los que he sido “víctima” con mi novela también (gracias de nuevo por ellas, amigo). Artistas posando con su novela y destacando su ferviente amor por el cine, el cual, también destacó como guiños en su nueva historia. Apoyado por sus familiares y amigos, contó varias anécdotas del proceso creativo, entre ellas, la curiosidad de haberse encontrado por la calle a personas que eran idénticas a los personajes creados por su imaginación…..si a mi me pasará eso, saldría corriendo, os lo aseguro.

Afirmó confesar sus nervios previos, pero en mi humilde opinión, no se notaron para nada. Manuel ha nacido para esto y su talento lo demuestra con creces. Tras su presentación, vino la ronda de preguntas del público, en las que afirmó tener una idea para su siguiente libro, la confesión de que esta novela estaba escrita desde hacia mucho tiempo y la cambió un poco con respecto a la original y sobre todo, que vamos a disfrutar mucho de ella. Yo no lo dudo.

La firma de ejemplares cerró el acto y las fotos se sucedieron como es lógico. Todos querían tener un recuerdo del momento junto al este genial autor fuenlabreño. Yo, evidentemente, no iba a a ser menos y me llevé su agradecimiento (que para mí fue un placer asistir), una bonita de dedicatoria y la foto de rigor.

Te deseo mucha suerte, amigo y espero que muchos…..Se asomen al vacío.

Óscar Lamela Méndez

Fotografía: Óscar Lamela Méndez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *