Reseña de “Voy a inventarte un olvido” poemario de Juan Manuel León Luzón

¿Poesía eres tú? Definitivamente es así. La poesía es tan personal como exquisita. Algunos ya me conocéis e intuis por mis reseñas, que no soy experto en ella y mucho menos, asiduo consumidor. Sin embargo, fue en con ella con la que me estrené en mi infancia, con los típicos poemas a las novias y curiosamente fue ella la que “desvirgó” mi estreno en las presentaciones de otros autores.

Yo la interpreto a mi manera, como creo que debe hacer todo el mundo y eso es, precisamente, lo que nuestro autor reseñado de hoy, nos ofrece. A pesar de estar plañido en versos duros y de una connotación emocional desgarradora, Juan Manuel, no brinda su corazón abierto de par en par. Sin fisuras, sin recovecos con mil caminos llenos de florituras poéticas o metafóricas….directo al alma. Hace dos semanas lo demostró con creces cuando recito una de esas joyas encima del escenario del evento organizado por Sabes leer y al que por suerte para todos, este poeta pertenece. Hizo llorar al público y hoy día, eso es lo más difícil del mundo. Sentimientos a flor de piel, rasgando la cordura emocional y bañando un auditorio de sentimientos. A sus pies: POETA.

“Voy a inventarte un olvido” es un poemario sin pretensiones, simplemente la culminación absoluta de un corazón lleno de mil emociones. Rabia, odio incluso, tristeza, frustración y ante todo esperanza y amor por encima de todo ese halo de pena. El mensaje es claro, al menos para mí: Por muy hundido que estés, por muy desesperado o solo que te encuentres, el amor siempre te tenderá la mano la final de ese sendero tenebroso en el que te encuentras. Familia, amigos y porque no, incluso absolutos desconocidos que tras dos copas y mil risas, se pueden convertir en parte de tu ser.

Cada poema cuenta una historia, personal o no, pues la reivindicación y la denuncia social, también forman parte de esta obra de arte. Mi hija y yo lo hemos comprobado y por supuesto, cada uno tenemos nuestros propios versos y poemas preferidos. Particularmente, yo me quedo con “Quererse”, por muchos motivos, pues hoy en día es algo tan básico y primordial como el respirar.

Desde este humilde rincón, voy a dirigirme a ti de nuevo, querido poeta: No se te ocurra jamás, volverte a definirte como un moñas. Para mí eres uno de los hombres más valientes del mundo, te lo dice alguien que más o menos pasó por tu misma situación, pero tú has desnudado tu alma en más de 200 páginas, yo sin embargo lo hice oculto tras mis personajes. Por eso, para mí, eres un ejemplo a seguir y hay algo que es muy sencillo de entender por todos: Quien no llora, odia, ríe y ama….es simplemente un alma en pena, si es que posee eso.

Gracias por abrirme las puertas de tu corazón, gracias por enseñarme y reencontrarme con la poesía, gracias por ser parte ya de mi vida y mil perdones por esta particular reseña, que no es tan técnica como otras, pero está hecha de la misma manera con la que tú escribes….con el alma de un soñador.

Mi valoración es de 9 sobre 10.

Óscar Lamela Méndez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *