Presentación “Los pasos del fin” en La libre de barrio, Leganés

Como algunos ya sabréis, el pasado 17 de noviembre, me enfrenté a la cuarta presentación de ” Los pasos del fin”. Hace unos meses cuando tuve la suerte y el honor de que la asociación cultural de Leganés a la que pertenezco, Página en blanco, me ofreciera esta oportunidad a los que les estoy eternamente agradecido, no las tenía todas conmigo. Eran ya muchas presentaciones, una segunda en la ciudad donde resido y encima, la mayoría de mis amigos o seguidores de la zona ya lo tenían, pero…..el destino es caprichoso y  a veces sobre todo, deliciosamente juguetón.

                  

Una semana antes, conocí a un grupo increíble de personas, que en tan solo unas semanas, se han convertido en parte de mi familia, ante todo, de la literaria. Un grupo de locos soñadores que necesitamos contar historias y compartir nuestras inquietudes no solo con el público que nos lee, sino sobre todo, con los que son de nuestra “especie”.

Lo que más puedo destacar de estas presentaciones, es una sola cosa: en todas me he llevado una sorpresa, alguien inesperado, conocido o no. En mi primera presentación, apareció una chica que no conocía de nada y lo primero que pensé fue:<< Esta pobre se me ha perdido>>. A día de hoy, doy gracias a los dioses de mi error. Esa chica fue la presentadora de este evento y los que no conocéis la historia os preguntaréis el por qué….es sencillo de explicar: Las personas buenas de corazón y con un aura especial, lo merecen todo, y una de ellas es Sandra Gómez. Nadie mejor que ella para presentarme el pasado viernes. Ama la literatura, no se casa con nadie y apuesta por gente tan desconocida como yo. A parte queda, su dulzura, su fuerte personalidad y el valor encomiable que hace por todos los que le rodean con su increíble blog “La revolución de los libros”, donde reseña libros con el seudónimo de Nym del norte.

Pero antes de seguir, quiero dar las gracias desde este humilde rincón, por supuesto, a la librería La libre de barrio, un lugar diferente, tan sumamente acogedor como puede serlo el salón de tu casa. Estanterías de libros, colocados con sumo gusto y con un lugar especial para todo tipo de eventos culturales. Un pequeño escenario, decorado como una sala de estar, si, imaginad ese paño de croché, sillas de todo tipo y estilos, incluso sofás. Los componentes idóneos para que mi mente se serenara y mis nervios se fueran al local de al lado.

Arrancó el evento mi editor y amigo, Guillermo de los Mozos, alguien, junto a su madre, a los que les debo este sueño hecho papel. Con su infinita generosidad y sobre todo, el amor por la literatura, Guillermo ha construido un castillo lleno de plumas con mil historias por contar. Gracias amigo.

El evento fue transmitido por Facebook live y lo vieron más de 12000 personas, casi 500 “me gusta” y decenas de comentarios. Algo impensable para mí y que ha día de hoy no he podido asimilar. Sandra siguió tras el prólogo de Guillermo y fue justo lo que me esperaba, más de su desinteresada ayuda, cariño y valor por mi obra, salieron de sus labios. Creo que ella me ve más como un escritor que yo…aquel que siempre se cataloga como un simple contador de historias. Gracias amiga.

 

Fue mi turno y tras lo contado por ellos, decidí hablar de mí, de mis inicios en este mundo y de como había llegado hasta donde estaba y venderle mi historia a un público que me miraba con atención. No sé si lo conseguí, solo espero que la lectura les convenza más que mis locuras, pues hablé de todo un poco y de como surgió “Los pasos del fin”. Reímos, interactuamos con el público y me gané el afecto de algunos, que me odiarán seguro cuando sufran leyendo esta novela.

                       

 

Quiero dar las gracias también a Miguel Ángel Sevillano, escritor y amigo Facebookriano al que conocí con mis preguntas diarias y que tuvo la gentileza de estar conmigo aquella tarde. Además me regalo su poemario “De mi puño y letra”. Y por supuesto a Pepa Muñoz, una mujer que hace una labor titánica por y para la literatura, representando a escritores, desconocidos o no, yendo a mil presentaciones y sobre todas las cosas: recomendando lecturas y amando los libros mucho más de lo que algunos conseguiremos hacer nunca. Gracias infinitas por venir y aconsejarme tan bien en esa charla que tuvimos en petit comité. Eres muy grande, Pepa.

            

 

Yo no quiero ser famoso, yo solo quiero que os divirtáis leyendo, que me odiéis, me adoréis e incluso me insultéis por vibrar con mis finales. Esa es para mí la fama, mi objetivo en este mundo que tanto amo. Descubrir nuevas vidas, amistades y sobre todo, conseguir que dejéis de ver el “Sálvame” para leer una historia, buena o mala, pero ayudaros a amar los libros como yo lo hago.

                        

Tengo dos hijas, pero también dos hijos más, mis novelas y, porque no, nietos también…esas decenas de relatos que tengo esparcidos en libros solidarios, colaboraciones, concursos e incluso en mi página web gratuitamente.

                                

Así soy yo: Alguien que no va a dejar de soñar. Un tipo corriente, que ama y sonríe a la vida por encima de todas las cosas.

Mil millones de gracias a todos por estar conmigo y hacerme el hombre más feliz del mundo entre mis historias. En especial a mi mujer y mis dos hijas. Os amo con toda mi alma.

Óscar Lamela Méndez

Fotografía: Nerea Lamela García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *